20 de gener de 2018

El inicio del vuelo

Una vez más los sueños;
las palabras escondidas en la fuerza del sentimiento,
invaden los terrenos abandonados por la vida cotidiana.
Una y otra vez el descanso interrumpido del gesto húmedo y salado de la mirada nublada
se vuelve transgresor,
se transforma en hiriente arma que se alza valiente luchando contra el destino.
Todo se vuelve gris, todo deja de iluminar la mirada distraída.
Has marchado,
luz de mi vida terrenal,
canto alegre de mis días matinales,
amor frágil que dormías en mis toscas manos.
Te has ido así, sintiendo el llamado oportuno.
Has emprendido el camino girando la cara,
buscando con la mirada la bella voz de tu alma mensajera.
Y en el lugar de tu partida feliz, quedó quieta la invitación
que habíamos de buscar y que teníamos que encontrar.
Quedó el mensaje sonoro que nuestros oídos recogen,
como lo hacen nuestras manos con las flores primaverales.
¿Cómo no quererte amor y más amor de mi amor?
¿Cómo no agradecerte este regalo de vida
que nos llena los días, años y segundos cotidianos?
¿Cómo no aceptar el vaso colmado
con el agua fresca de tu compañía
endulzada con la miel de nuestros recuerdos?
Si, vida mía,
he tenido que alzar esta pared escalonada
para ascender a tus tiempos,
y para bajar a tu cielo estrellado de maravillosos sueños.
 He acostumbrado a mis manos
a modelar el barro frío, húmedo y dormido,
 cansado y áspero de las sonrisas compartidas.
He sentido el dulce olor de tu fuerza creadora,
y me acurruco en las aguas profundas de tus melodías agitadas y tiernas…
¿Cómo no quererte,
piel de mi piel,
amor de mi amor?

Sant Antoni de Calonge, març 2005

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada